viernes, 26 de junio de 2009

los pulmones llenos de peces

escucha, por favor no te vayas, no me dejes sin una idea clara, no cierres la puerta del auto con tanta suavidad, al menos azótala, así tal vez entienda (o me encargue de llenar el crucigrama), esperanza de saltar al estrellato, sin miedo a la ausencia de paracaídas. y te pensé porque siempre fuiste lo más impensado; y te probé porque siempre fuiste lo más improbable. Ahora todas mis defensas menguan con una pausada violencia, se revientan sobre mi cabeza; globos de agua desde el piso 10; levante todas mis paredes pero descuide el lado ciego y por allí entraste, ahora tu jugo se hace camino entre mis labios, vuelvo a escribir lo que nunca había escrito, es así es como vuelvo.

3 comentarios: